13 ene. 2014

NEW YORK CHEESECAKE DE ARÁNDANOS



 O tarta de queso americana.....esta es la tarta que le he preparado a mi marido para su cumpleaños, realmente deliciosa.
 La tenía en la cabeza desde hacía tiempo porque las había visto por la red y que mejor momento para hacerla que un cumpleaños, al final me decidí por la receta de "La Cocina de Morilands" que tiene unos postres fantásticos.
La New York Cheesecake es una tarta de queso hecha en el horno al baño maría y con una base y laterales cubierto de galletas. La consistencia cremosa del queso junto con la base de galletas y el contraste de la mermelada de arándanos la hace realmente exquisita.
Este tarta se ha convertido en uno de los postres preferidos de los americanos. Actualmente es uno de los símbolos gastronómicos de la ciudad de New York.


 INGREDIENTES :


  • 300 gr. de galletas tipo digestive, chiquilin
  • 80 gr. de mantequilla
  • 6 huevos
  • 600 gr. de queso tipo philadelphia
  • 200ml  nata líquida
  • 200ml de créme fraiche (nata fresca )
  •  200 de leche condensada desnatada
  • 1 cucharadita de azúcar avainillado
  • mermelada (en este caso ha sido de arándanos)


 PREPARACIÓN :

Comenzamos preparando la base, trituramos las galletas con un robot o batidora, deben de quedar muy finas, mezclamos con la mantequilla que hemos derretido en el microondas. Engrasamos un molde desmontable de unos 20 o 24 cm ( el mío era de 20) vertemos toda la preparación y vamos cubriendo el fondo y las paredes presionando bien, cuando lo tengamos lo metemos en el congelador y mientras vamos preparando el relleno.
En un bol batimos los huevos no hace falta batirlos mucho, añadimos la leche condensada, la nata líquida, la nata fresca, el azúcar y por último el queso y lo batimos.
Sacamos el molde del congelador y cubrimos toda la base con varias hojas de papel de plata para evitar que le entre agua y echamos la mezcla anterior.
Precalentamos el horno a 180º . 
Ponemos agua ya caliente en un recipiente (en mi caso ha sido en la misma bandeja del horno) ponemos el molde dentro del agua y cocemos al baño maría en el horno durante una hora aproximadamente o hasta que esté cuajado. Pasado el tiempo podemos pincharlo con un palillo para comprobar si está en su punto. Hay que tener en cuenta que cuando está caliente la consistencia que tiene es la de un flan, pero cuando se enfría se pone más consistente.



 Una vez lista la sacamos del agua, dejamos templar y la metemos en el frigorífico hasta que esté totalmente fría.
Esta tarta está mejor de un día para otro, a la hora de servir desmoldamos con cuidado y cubrimos con la mermelada de arándanos toda la superficie y decoramos a nuestro gusto.


NOTAS :
La créme fraiche o nata fresca se encuentra, en los supermercados en los frigorificos donde están las mantequillas .
Ha sido una elección perfecta para la tarta de cumpleaños del Guille...le encantó a él y a todos los comensales.
MCarmen

3 comentarios:

  1. He probado esta tarta y esta riquisima...a ver si me atrevo a hacerla!!!

    ResponderEliminar
  2. Solo con verla se me hace la boca agua.........yo creo que no puedo resistirme a este tipo de tartas de queso.
    Besinos

    ResponderEliminar
  3. Encontrar el momento aduecuado y a ponerse manos a la obra.....no os va a desfraudar

    ResponderEliminar